Aquí y Ahora


El tiempo... tan inexacto para medir los momentos en los que existimos, y es que ¿cuánto exactamente dura un “momento”?, ¿Puede medirse en segundos un instante?.


Estoy enteramente convencido de que la vida no es de horas, días o de años, es de cuantas veces nos hicimos conscientes del “aquí” y el “ahora”, de las cosas que nos suceden por dentro y lo que pasa alrededor. La vida sucede cuando respiramos sabiendo que eso es lo único certero que tenemos, cuando nos damos cuenta de las personas con quienes estamos, los lugares y los detalles que nos hacen sentir bien, que nos dan ganas de estar vivos.

Y es que un momento puede ser tan extenso, que mientras yo escribo, tú lees y alguien abraza, algo muere, algo crece, algo se quema, algo se inunda, guerras se declaran mientras se crean tecnologías para prevenir el cambio climático y mientras eso sucede, todos vivimos un momento distinto en el mismo “tiempo”. Un momento puede ser una época, una generación, la vida misma es un momento y yo me pregunto a cada instante, si la vida es un momento, qué quiero estar haciendo, en dónde quiero estar.

Hemos hecho del tiempo una medida a veces limitante y es que, sin entrar en materia cuántica, ideológicamente podemos entender que estar en varios lugares a la vez, es posible, a través de las semillas que plantamos o que recolectamos de las personas, lugares o experiencias que hemos tenido y dejado que los demás tengan de nosotros...


La invitación es a construir más momentos, de esos atemporales que podemos revivir visitando, abrazando, animando, haciendo, caminando, respirando, sin duda AMANDO y haciendo algo BUENO por todos los seres vivos y por este planeta que también está VIVO.







243 vistas