15 COSAS “NORMALES” QUE NO HAGO COMO MINIMALISTA


Son muy populares los blogs que citan cosas que hacer o no hacer en determinado estilo de vida, como fórmulas o normas generales, esta entrada pretende nada más compartir algunas cosas que no hago, nunca hice o dejé de hacer para simplificar mi vida, cosas que no tienen mucho sentido, cuando el sentido está puesto en una vida intencional de esenciales. Así que, sin más, les comparto 15 cosas que, como minimalista, no hago. Si tú consideras que hay algo más que todo el mundo hace pero tú no, deja en los comentarios y compartamos hábitos.

  1. GUARDAR TODO... (invitaciones, regalos, dulces, juguetes, colecciones extrañas como etiquetas de ropa, ticketes de cine, facturas, etc...)

  2. “POR SI ACASO...”, cosas que guardamos por si de repente, algún día, no vaya a ser que lo necesite. Definitivamente, he ido deshaciéndome, regalando o donando las cosas que no son parte de mis necesidades o querencias reales.

  3. ORDENAR UNA VEZ AL MES. Todo tiene un lugar siempre y como no hay muchas cosas que ordenar, simplemente no gastas tiempo ordenando de vez en cuando, o solo pensándolo y al final no hacerlo.

  4. COMPRAR ROPA. Si bien no es una norma que para ser minimalista debes vestirte igual todos los días, particularmente yo tengo cubiertas mis necesidades de vestimenta, de varios estilos pero con los mismos colores neutros (azul, gris y negro). Si necesito comprar ropa, será para sustituir algo que ya tengo y dejo de servir, no para tener “más”.

  5. IR DE COMPRAS. Relacionado con lo anterior, la actividad de “Salir de compras” no es algo que esté en mis hobbies o actividades de “distracción”, ir de compras significa ir a una tienda por algo en específico y salir de ahí de inmediato, no caer en esa dinámica de ir a un lugar “a ver qué hay”. Si no está en tu mente, no existe, por lo tanto, no lo necesitas.

  6. QUERER UN CARRO LUJOSO... deportivo, de “marca”. Cuando compré mi carro, quería reemplazar mi carro anterior, un Fiat 500, un carro difícil y caro de mantener, dado que es un carro europeo y en Guatemala no es tan popular. Aprendí por las malas, lo complicado de tener un carro tan pequeño y difícil de reparar. Así que, como necesito un carro (porque si el transporte de mi casa al trabajo fuera eficiente, definitivamente no tendría carro), mis opciones de búsqueda para cambiarlo eran: algo no muy grande, pero no muy chico, funcional para hacer viajes en carretera, transportar al menos 4 personas y equipo de sonido (cuando me toca armar mi sonido en eventos), de una marca comercial (fácil de manipular y económico para los servicios), con las mejores reseñas de seguridad, desempeño y mejor control de las emisiones, así caí en adquirir un Mazda CX-3.

  7. SOÑAR CON UNA CASA GRANDE en donde quepa tu corazón... En vez de eso, tenemos y soñamos con una casa que guarde lo que necesitamos y con espacio para reunir a la familia, pero no más, no necesito habitaciones extras, una sala inmensa, un patio para una pérgola, bodegas, etc... solo un ambiente compartido de sala/comedor/cocina, mi habitación, estudio de audio (en definitiva, pues es mi trabajo), un lugar donde lavar ropa y un cuarto de visitas (porque sí me gusta que vengan mis sobrin@s a quedarse a casa), el sueño sí es tener un jardín pequeño, para sembrar y cosechar nuestros alimentos. Al final, hogar, es donde está el corazón.

  8. ACUMULAR PLATOS SUCIOS... En vez de eso, es preferible una inversión de 5 min. cada vez que usas platos o herramientas de cocina, se lava todo de una vez y así te ahorras los 40 min-1 hora limpiando la cocina y guardando todo una vez a la semana.

  9. COMPRAR LIBROS, cd,s, películas o videojuegos. Todo lo que leo, veo, escucho o con lo que me entretengo, lo hago en digital (aunque en definitiva no soy de videojuegos y no tengo ninguno instalado, no tengo tiempo para invertir en eso), por lo tanto no acumulo libros, tengo mi suscripción de música y gasto menos al tenerlo todo mi material multimedia en digital.

  10. COLGAR FOTOS EN LAS PAREDES. Relacionado con lo anterior, en general en casa no hay mucha decoración, más bien todo está pensado de forma minimalista, y el cuadro de sala o el centro de mesa son artículos personalizados, hechos por nosotros mismos en casa, por los que no cuelgo fotos en las paredes, pues todas mis fotos están en digital y recurro a verlas de vez en cuando. Eso hace un ambiente en casa más pacifico y limpio visualmente.

  11. USAR BOLSAS y artículos de plástico no biodegradables o reciclables. En vez de eso, usamos bolsas que ya tenemos de tela, o bolsas 100% biodegradables o compostables. O en general no uso bolsas, la mayoría de cosas que compramos para un uso, caben en las manos o brazos (y como no compramos tantas “cosas” llega a no ser necesario).

  12. PEINARME TODOS LOS DÍAS... Sencillamente me quita tiempo por las mañanas, en vez de peinarme todos los días, dada la situación de que mi pelo es complicado de manejar, uso un corte de pelo corto y todos los días uso gorra o sombrero (un sombrero verde por supuesto) que es parte de mi marca personal, me gusta como se ve y funciona socialmente para aparentar “elegancia” o tener un “estilo único”, mientras la verdad detrás es que no me gusta perder tiempo peinándome.

  13. USAR PERFUME... Sí, el aseo personal es importante y todos los días me baño y lavo la carita con agua y con jabón, pero a mi criterio es totalmente una sobrevaloración pensar que “oler rico” es necesario o importante, tal vez para muchos lo sea, pero si revisamos mi Post anterior sobre lo que es importante (“Y a mi qué me importa”), yo caí en la cuenta de que no eran relevantes para mi las razones de usar productos cosméticos para oler de una manera en sobresaliente (o usar cualquier otro producto cosmético en general). Sí, uso desodorante, pero no el convencional de barra, en envase plástico o aerosol, o fabricado a base de químicos y maltrato animal en sus pruebas. Como desodorante uso piedra de alumbre, que es antiséptico y antitranspirante natural, por lo que evita los malos olores, sin añadir ningún otro olor más que a “nada” y no necesita un envase, ya que se disuelve con el uso, mientras se remoja para aplicarlo y dura hasta 1 año.

  14. TOMAR GASEOSAS o bebidas azucaradas (desde hace 1 año) o agua embotellada, en vez de eso, siempre cargo mi pachón térmico para rellenar con agua filtrada en casa, o a los lugares donde voy, siempre hay agua bebible (incluso en restaurantes de comida rápida, si lo pides te pueden llenar del agua filtrada que tienen para ellos).

  15. TIRAR TODO A LA BASURA. Al practicar el minimalismo, te despierta la consciencia sostenible y comienza a preocuparte que la basura también sea un “desorden” y no esté organizada, comienza a preocuparte que en realidad tu basura “no desaparece” solo cambia de lugar y por lo regular llega a lugares inadecuados donde se genera la contaminación de la tierra, ríos y lagos. Por ello resulta indispensable un tipo de minimalismo ambiental, es decir, reducir el impacto ambiental, y eso parte de reducir nuestros consumos, para reducir nuestra basura. Y toda la basura que no sea compostable o biodegradable no sale de nuestra casa en un camión de basura, más bien, clasificamos plásticos, vidrio y papel/cartón para llevarlo a centros de reciclaje y lo que no es reciclable, lo echamos en envases de bebidas plásticos que recuperamos para hacer “eco-ladrillos”, que ya varios proyectos actualmente en Guatemala utilizan para construir casas, escuelas u ornato en pueblos y aldeas.



Estas son 15 cosas que en definitiva no son parte de los quehaceres, aspiraciones o actividades cotidianas, al llevar una vida minimalista y con intención. Probablemente hay más pequeñas cosas y otras que deberíamos implementar, pero mientras yo también avanzo en ese caminar de dejar de comprar, en absoluto, comida rápida, frituras o galletas (por ejemplo) y hacer más cosas por mi cuenta, les comparto algunas de esas ideas que podemos implementar. Déjame en los comentarios si hay algo que consideres que la gente normalmente hace y tú no, y que consideras que es una acción minimalista...


De nuevo, gracias por leer, comentar, suscribirte y ante todo... ¡compartir!


¡Buena vida!

35 vistas